Combate las adicciones

Se conoce como adicción a las drogas, o drogadicción, al consumo frecuente de estupefacientes, a pesar de saber las consecuencias negativas que producen. Entre otras cosas, modifican el funcionamiento del cerebro y su estructura, provocando conductas peligrosas.

Se considera adicción, porque es difícil intentar dejar de consumirlas, ya que provocan alteraciones cerebrales en los mecanismos reguladores de la toma de decisiones y del control inhibitorio y porque el usuario de las mismas dedica gran parte de su tiempo en la búsqueda y consumo de ellas.

Existen diferentes tipos de adicción:

La adicción física, ocurre en los sitios del cerebro donde las neuronas crean la necesidad del consumo compulsivo, debido a que el cuerpo se ha acostumbrado a la droga.
La adicción psicológica, es la necesidad de consumo de una sustancia, que se manifiesta a nivel de pensamientos o emociones, ante una situación estresante, o algún problema. Por lo tanto no existe dependencia física, debido a que no se desarrollan receptores a nivel neuronal para la acción de la sustancia adictiva.

 

Las personas consumen drogas por diversas razones:

 

 

 

 

De acuerdo a la comunidad científica y con base a elementos farmacológicos, las drogas se dividen en:

A la lista se suman las “nuevas drogas o drogas de diseño” creadas con fines recreativos, entre las que se encuentran: feniletilaminas, arilhexilaminas, opiáceos, derivados del fentanilo, la meperidina y la metacualona.

Las seis drogas de mayor consumo en México, según la Encuesta Nacional de Adicciones (2011):

 

Tratamiento

Las dos categorías principales de tratamiento para la drogadicción son la conductual y la farmacológica. Los tratamientos conductuales ayudan a los pacientes a dejar su toxicomanía enseñándoles estrategias para funcionar sin las drogas, controlar el deseo por las drogas, evitar las drogas y las situaciones que podrían llevar al consumo de las mismas, y manejar una recaída si ocurriese. Cuando son administrados eficazmente, los tratamientos conductuales, tales como la consejería individual, en grupo o familiar, el manejo de contingencias y las terapias cognitivo conductuales, también pueden ayudar a los pacientes a mejorar sus relaciones personales y su capacidad para desempeñarse en el trabajo y en la comunidad.

Algunas adicciones se pueden tratar con medicamentos, como la adicción a los opioides. Estos tratamientos farmacológicos combaten los efectos de la droga sobre el cerebro y el comportamiento, y se pueden utilizar para aliviar los síntomas del síndrome de abstinencia, ayudar a superar la ansiedad por consumir la droga o tratar una sobredosis. Aunque un enfoque conductual o farmacológico por sí solo puede ser suficiente para el tratamiento de algunos pacientes, la investigación muestra que un enfoque combinado puede ser mejor.

 

 

Fuentes: IMSS-Encuesta Nacional de Adicciones (ENA 2011)-National Institue on Drug Abuse

error: Content is protected !!