¿Dormir con Brasier? Mitos vs Realidades


Dormir con brasier se ha convertido en un tema polémico entre nosotras, algunas hemos escuchado que es beneficioso para nuestra salud, otras dicen que no es verdad. Aquí te mostraremos datos verdaderos para que decidas qué es lo mejor para tu cuerpo.

¿Cómo funciona el Brasier?

El brasier fue inventado en 1914 para que Mary Phels pudiera lucir su vestido de cocktail, sin embargo, hoy en día su papel es aún más relevante que eso.

Si bien el brasier juega un punto importante en la estética femenina, también lo hace cuando hablamos de sostener el peso de los senos. Este, sirve para evitar dolores lumbares y molestias en hombros, cuello y cabeza.

Circulación

El pecho es una de las zonas más importantes para el buen funcionamiento del cuerpo, aquí se encuentran venas, nervios, órganos, músculos y más. Si el brasier que ocupas es ajustado, o al acostarte a dormir produce presión, podría privarte de una buena circulación.

Si tu cuerpo no tiene una buena circulación podrías sufrir de mareos y calambres, además al usar un brasier apretado podrías restringir el flujo de la linfa a los muchos ganglios linfáticos importantes alrededor de la mama y axilas, lo que dificulta la función vital del sistema de expulsar los desechos tóxicos del cuerpo.

Flacidez

“La flacidez de los senos es un hecho inevitable en la vida de las mujeres a medida que envejecen porque el tejido conectivo que sostiene los pechos en su lugar pierde su elasticidad con el tiempo” Dr. Rankin, fundador de la Clínica de Médicos de Londres

Además de la vejez, existen factores diferentes que pueden contribuir a tener pechos flácidos, estos pueden ser:

  • Embarazo
  • Lactancia materna
  • Genética
  • Tabaquismo
  • Pérdida de peso
  • Actividad de alta intensidad

Ahora que ya sabes lo que tu cuerpo necesita para funcionar de la mejor manera, podrás decidir por ti misma si usar tu brasier por las noches al dormir.



dormir-con-brasier-mitos-vs-realidades-linfolab