Insomnio por Covid-19 y sus consecuencias


El confinamiento por la pandemia, generó alteraciones en el estilo de vida que se había llevado hasta comienzos del 2020. Las repercusiones, no solo afectaron la convivencia y el acceso a distintos lugares; sino que también se incrementó el padecimiento de trastornos de sueño, en personas jóvenes principalmente. 

Para adentrarnos más al tema, comencemos por definir que el insomnio está clasificado como un trastorno frecuente del sueño, de acuerdo al Instituto Nacional del Corazón, Pulmones y Sangre. Sin embargo, para que sea diagnosticado como tal, es necesario conocer los hábitos de sueño: detalles sobre qué tanto duermes y de qué forma responde tu cuerpo ante los problemas para conciliar el sueño. Adicionalmente, es posible que se requiera un examen físico para descartar afecciones que lo provoquen. 

¿Qué ocasiona el insomnio por Covid-19?

Es importante mencionar que existen dos clasificaciones de insomnio:

  • Insomnio crónico: Para que sea considerado dentro de esta categoría, es necesario presentar problemas para dormir, al menos tres veces por semana, durante un mes o más. Según MedlinePlus, puede manifestarse ante la presencia de una enfermedad que genere exceso de dolor o malestar. Por otra parte, el consumo de algunas sustancias como la cafeína, el tabaco o el alcohol, pueden interferir en el origen de este padecimiento.
  • Insomnio de corta duración o agudo: Mayoclinic menciona, que se puede diagnosticar durante los primeros tres meses y se genera posteriormente a la experiencia de un suceso estresante o traumático, incluyendo conflictos familiares o laborales, pérdidas de seres queridos, o exceso de información mediática.

En el caso del insomnio por Covid-19, no se sabe con certeza cuál de estas clasificaciones predomina. Puesto que los pacientes hospitalizados pueden sufrir complicaciones que les permitan respirar adecuadamente, generando una imposibilidad para dormir. Mientras que el estrés y la ansiedad por evitar contagios, predominan en la población. Cabe mencionar que también existe la posibilidad de que un insomnio de tipo agudo, evolucione a crónico.

¿Cómo afecta al organismo?

Las consecuencias se reflejan en áreas importantes del ser humano, principalmente en situaciones laborales, sociales o conductuales. A su vez, funge como un factor de riesgo para desarrollar depresión, ansiedad u otro tipo de afecciones, como presión arterial o enfermedades cardíacas. 

Por otra parte, un artículo de la Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública, retoma una serie de estudios, en los que se asocian directamente, la capacidad para dormir, con la homeostasis del sistema inmunológico. Es decir, la falta de sueño se refleja de forma negativa en la recuperación de los pacientes con Covid-19. Mientras que en Estados Unidos se realizó un estudio, en el que se encontró que las ideas de suicidio, pueden aumentar ante el insomnio que generan las preocupaciones por la pandemia.

A pesar de que el insomnio se ha presentado con más frecuencia en mujeres jóvenes, es fundamental crear conciencia sobre los buenos hábitos de sueño y la importancia de la salud mental. En Linfolab, te recomendamos evitar usar aparatos electrónicos, al menos dos horas antes de dormir, así como optar por prácticas de relajación que te permitan reducir el estrés. ¡Consulta nuestras recomendaciones durante la pandemia!


Repercusiones en personas que viven con VIH, ante el Covid-19

Promociones

Hábitos de prevención post pandemia



insomnio-por-covid-19-y-sus-consecuencias-linfolab